lunes, 12 de noviembre de 2018

PENSÍ EN EL MAR

Imagen FB de Pere Bessó






PENSÍ EN EL MAR




Pensí en el mar. En el mar cru dels aiguats. En el mar de les plenituds més sinistres. En el mar blanc dels ulls encesos. En el mar tancat en el tòrax com un llampec. En el mar total dels trens i els vaixells. En el mar groc de les paraules cansades. En el mar vívid, dur del tedi. En el mar ofegat els dies de la setmana. En el mar famolenc, per si de cas, de cor. En el mar violent dels teus freds i silencis. En el mar infant, ferm en el mugró de la infantesa. En el mar que perdura en l’entrelluc. En el mar buit dels gossos castrats, en la cendra que colpeja les multituds. En el mar fosc de la sal i els seus ullals. En el mar de campanes cucades. En el mar adúlter de tropells i follia. En el mar de la rosa que m’empenta a l’infinit. En el mar de la nuesa de l’arc del cel. En el mar fresc del teu melic. En el mar sense portes, inventat pel cor. En el mar de l’ocell líquid de les mantes. En el mar de les gotes dels molls. En el mar infinit de la meua mort. En el mar assossegat dels cementiris. En el mar, només. 

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





PENSÉ EN EL MAR




Pensé en el mar. En el mar crudo de los aguaceros. En el mar de las plenitudes más siniestras. En el mar blanco de los ojos encendidos. En el mar encerrado en el tórax como un relámpago. En el mar total de los trenes y los barcos. En el mar amarillo de las palabras cansadas. En el mar vívido, duro del hastío. En el mar ahogado en los días de la semana. En el mar hambriento, por si acaso, de memoria. En el mar violento de tus fríos y silencios. En el mar niño, firme en el pezón de la infancia. En el mar que perdura en lo entrevisto. En el mar vacío de los perros castrados, en la ceniza que golpea las muchedumbres. En el mar oscuro de la sal y sus colmillos. En el mar de campanas engusanadas. En el mar adúltero de tropeles y locura. En el mar de la rosa que me empuja al infinito. En el mar de la desnudez del arco iris. En el mar fresco de tu ombligo. En el mar sin puertas, inventado por el corazón. En el mar del pájaro líquido de las cobijas. En el mar de las gotas de los muelles. En el mar infinito de mi muerte. En el mar sosegado de los cementerios. En el mar, solamente.

Del libro: “Antípodas del espejo”, 2018
©André Cruchaga

MUTILACIONS

Imagen FB de Pere Bessó





MUTILACIONS




En la rigidesa de la pisa aquest destí de pescador mutilat, de negat llit i manta tova. Ningú no es troba il·lés a les portes de l’enderroc, ni dels laberints: lladruguen les ombres com toves d’agusada foscor. Mai no poguérem desfer la gàbia de la despulla, ni apartar-nos de les execucions sumàries dels cadàvers. (Sempre ens fou hostil l’espera: cap miracle, ací, al mapa dels contes de fades o al teatre amb ombres de peixos incandescents. Caví en l’intangible per a esborrar la malesa.)

Després, un es riu estranyament de l’escòria. Es riu de la sufocació de les burilles, de l’estranya mudesa dels inventaris, dels fetixes decapitats entre les mans, de la llebre que batega en els armaris del buit.

Sempre la pluja ens mulla la respiració fins a la sacietat. I evoquem la infància; després, aquest gaudiós dolor mentre ens submergim amb els ulls tancats en el cànter que conté el verí del foc.

Cruix la llenya cremada dels porus. Anònims en l’arbre de la nit, certament ens resta el mea culpa de la cendra i els estigmes propis del miratge.

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ




MUTILACIONES




En la rigidez de la loza este destino de pescador mutilado, de anegada cama y blanda cobija. Nadie está ileso a las puertas del escombro, ni de los laberintos: ladran las sombras como adobes de aguzada oscuridad. Nunca pudimos deshacer la jaula del despojo, ni apartarnos de las ejecuciones sumarias de los cadáveres. (Siempre nos fue hostil la espera: ningún milagro, ahí, en el mapa de los cuentos de hadas o en el teatro con sombras de peces incandescentes. Cavé en lo intangible para borrar las malezas.)

Después, uno se ríe extrañamente de la escoria. Se ríe del sofoco de las colillas, de la extraña mudez de los inventarios, de los fetiches decapitados entre las manos, de la liebre que palpita en los armarios del vacío.

Siempre la lluvia nos moja la respiración hasta la saciedad. Y evocamos la infancia; luego, ese gozoso dolor mientras nos sumergimos con los ojos cerrados, en el cántaro que contiene el veneno del fuego.

Cruje la leña ardida de los poros. Anónimos en el árbol de la noche, nos queda por cierto, el mea culpa de la ceniza y los estigmas propios del espejismo. 

Del libro: “Antípodas del espejo”, 2018
©André Cruchaga

viernes, 9 de noviembre de 2018

INSTANT DE RUNES

Imagen FB de Pere Bessó






INSTANT DE RUNES




Cauen a l’entrecella totes les pluges devorades pel temps. — Sedasses per la meua esquena tots els absurds que es poden acumular en una ferida. Des de sempre guaití com un cérvol balb els esquetxos del son i les seues xeringues. Sempre beguérem a condició de res, la cavalcadura de la sang i el seu gran declivi. (El crim fa mal com la teua nuesa ja llunyana, com l’esperança gitada entre burilles, com les peticions a l’honestedat quan ens alimenten la fam.)

Ara ja no espere res enmig de setmanes idiotitzades, entre beuratges de falsos contorsionistes, entre la ganyota i delinquir quan esgoten mesos de dubte.

Ací apressen els cadàvers de la bona sort, els mitjons de la gola, l’escalfred incommovible de les ulleres. (Tu en aquesta mena d’entranya corroïda, acoblada a la gota de nit de les pol·lucions més perverses. Implacable en la teua rancúnia d’enderrocs.)

Tremola la meua veu en el rierol de pols: s’encorba el cos en l’instant d’una llàgrima o en el fil d’esperma dislocat. A excepció de l’Au Fènix, continuarem als llimbs de la cendra i les seues esterilitats.

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





INSTANTE DE ESCOMBROS




Caen en el entrecejo todas las lluvias devoradas por el tiempo. —Ciernes sobre mi espalda todos los absurdos que se pueden acumular en una herida. Desde siempre aguardé como un ciervo aterido los sketches del sueño y sus jeringas. Siempre bebimos a condición de nada, la cabalgadura de la sangre y su gran declive. (El crimen duele como tu desnudez ya lejana, como la esperanza arrojada entre colillas, como los pedidos a la honestidad cuando nos alimentan el hambre.)

Ahora ya nada espero en medio de semanas idiotizadas, entre brebajes de falsos contorsionistas, entre la mueca y delinquir cuando apuran meses de duda.

Aquí apremian los cadáveres de la buena suerte, los calcetines de la gula, el escalofrío inconmovible de las ojeras. (Vos en esta suerte de entraña corroída, acoplada a la gota de noche de las poluciones más aviesas. Implacable en tu encono de escombros.)

Tiembla mi voz en el arroyo de polvo: se encorva el cuerpo en el instante de una lágrima o en el hilo de esperma dislocado. A excepción del ave Fénix, seguiremos en el limbo de la ceniza y sus esterilidades.

Del libro: “Antípodas del espejo”, 2018
©André Cruchaga

jueves, 8 de noviembre de 2018

LLUM TANCADA

Imagen FB de Pere Bessó






LLUM TANCADA 




El crit dels fèretres colpeix le temples, com el dur gest, involuntari, de les voreres. (El cor s’amuntega, sol, en cada mur de pedra desclavat. De vegades el fred s’assossega com una manta quan descansa, sempre que el record no siga una llàgrima somnàmbula. Davall de l’alfabet i li parle als cadàvers. Sé que des del cànter del temps finit es fan els confins.)

—Ja no més cendra, dic. Ni almoina, ni aquesta estranya angoixa de les certituds, ni aquella fotografia enmig de retalls d’aigua.

Hi ha ungles aspres mossegant les ulleres i arrugues acumulades en la recança de les butxaques. Coixeja la llum en els seu món fosc: tota aquella manera de ploure fou sospitosa en un món d’estàtues.

Era una bèstia aquella disbauxa d’engonal. I negació absoluta a les campanes. (Allò teu era la vesprada i la declinació de les ales, la clara silueta al punt de la nit.)

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





LUZ CERRADA 




El grito de los féretros golpea las sienes, igual que el duro gesto, involuntario, de las aceras. (El corazón se agolpa, solo, en cada muro de piedra desclavado. A veces el frío es sosegado como una cobija cuando descansa, mientras el recuerdo no sea una lágrima sonámbula. Bajo al alfabeto y le hablo a los cadáveres. Sé que desde el cántaro del tiempo fenecido se hacen los confines.)

—Ya no más ceniza, digo. Ni limosna, ni esa extraña congoja de las certidumbres, ni aquella fotografía entre retazos de agua.

Hay ásperas uñas mordiendo las ojeras y arrugas acumuladas en la pesadumbre de los bolsillos. Cojea la luz en su mundo oscuro: toda aquella forma de llover, fue sospechosa en un mundo de estatuas.

Era una bestia aquel desenfreno de ingles. Y negación absoluta a las campanas. (Lo tuyo era la tarde y la declinación de las alas, la clara silueta al punto de la noche.)
.
Del libro: “Antípodas del espejo”, 2018
©André Cruchaga