jueves, 27 de julio de 2017

Comentario al libro ”Post scriptum” de André Cruchaga por el Dr. Ştefan Lucian Mureşanu

Ştefan Lucian Mureşanu




Profund impresionat de volumul ”Post scriptum” al poetului salvadorian Andre Cruchaga, publicat în anul 2014 la Editura Primera din El Salvador, de faptul că a apărut bilingv, limba de traducere fiind, nu alta, decât limba română. Când l-am primit și am desfăcut pachetul, am răsfoit cu mult interes volumul de poezii și am observat că pagina alăturară are traducerea în limba română, efectuată de distinsa doamnă Elisabeta Boțan. Am simțit o bucurie a faptului că volumul îl puteam oferi spre citire studenților și pritenilor mei interesați de poezia lui Cruchaga. În cadrul facultății se studiază și limba spaniolă și chiar studenții mei frecventează acest curs.



Volumul se deschide cu o poezie semnificativă, un avertisment, un mesaj pentru cei ce sunt și cei care vor urma și poartă titlul ”Ceniza” (Cenușa). Ce poate să fie mai demn de respect de pe urma încetării fiinduale a cuiva decât ”cenușa”, materia sacră a timpului care va veni. Apoi, poezia ”Monolog” deschide timpul odată cu ”zorii” care ”uită nemișcarea”, ziuă și noapte, lumină și întuneric, iar la sfârșit, decizia: ”mă dau inexpugnabilului”, hotărât pentru lumea reală a moralității. Le-am parcurs pe toate într-o liniște profundă a ființei mele și am trăit, aproape de inima poetului Andre Cruchaga, momentele fidelității omului născut din om. Lume multă însă puțini oameni. M-am oprit asupra versurilor tăinuite ale poeziei „Fantasme”. Aici, străbătut de timp, poetul pătrunde în meditația profundă a ceea ce este și a ceea ce a fost clipa pentru el: deznădejde sau speranță a unei declarații: ”La vârsta mea, se reflectează numai la nostalgie, nu în jurăminte care adâncesc cicatrici...”. ”Parabolă” este titlul următoarei poezii asupra căreia m-am oprit, înțelegând prin cuvintele care te adâncesc în lumea parabolelor, metafore organizate într-un sistem de existență telurică rânduit într-o vieță în care nimic nu se știe însă ordinea este o totală, acea a drumurilor pe care nu poți să le sari oricât ți-ai dori și de aceea poetul spune: ”a zbura e cea mai mare îndrăzneală...”. Toată cartea este un timp al formelor fiinduale, al existenței, al drumurilor și a finitului. Mersul în viață a fost obositor, mult prea obositor pentru tot ceea ce poate omul însă nu istovitor deoarece, în ciuda acestor eforturi, poetul va spera: ”În ciuda sufocărilor, umblu cu umbra ruginii pe umeri.”
Ştefan Lucian Mureşanu
București, 22 Iulie 2017

viernes, 21 de julio de 2017

“CALLES│CARRERS” DE ANDRÉ CRUCHAGA

César Ramírez Caralvá




“CALLESCARRERS” DE ANDRÉ CRUCHAGA



César Ramírez Caralvá




CallesCarrers de  André Cruchaga; traducción al catalán Pere Bessó – 1ª ed – San Salv.: (s.n) 2017. (Imprenta y Offset Ricaldone) 229 p.  con prólogo de Gregorio Muelas Bermúdez. 



Es un libro alegre, desenfadado, cordialmente disperso y fotografía el alma del mundo en el caos de nuestra civilidad. He detallado en mis notas marginales las emociones y asombros de las 229 páginas, aunque en algunas guardo silencios respetuosos a su obra. Es un documento desde mi punto de vista de ultraficción, si el término no existe mejor; contiene ráfagas de instantáneas personales, el absurdo con valor metálico, otro alfabeto metafórico, otra vida, etc. esta obra me parece un rudo trabajo del oficio de colocar piedras sobre palabras que edifican edificios gramaticales. Existe amor en la desesperanza, casi el grito de las sombras urbanas. En realidad celebro este complejo mundo auxiliar de nueva sintaxis. Me causa mucha alegría el horizonte “no pensado” donde el lector incursiona en lo novedoso, si acaso el inconsciente colectivo lo es, puesto que en esta época pocas personas pueden leer esas vertientes de otras formas bizarras en su sistema conceptual programado, este libro es lo contrario de la normalidad aparente, me parece es una des-programación del ordinariato.

El lector aferrado al cielo o la tierra, puede sufrir heridas intelectuales entre verso y verso.

Alegre es la mejor palabra que puedo expresar, porque invita al sentido lúdico del poeta con sus construcciones versificadas, pueden ser mil palabras y una sola estalla en la galería inconsciente del lector, casi una fotografía del Parnaso. Si tienen miedos de los límites, es posible que Calles│Carrers les provoque vértigos, puesto que es un silabario para atravesar los muros invisibles que nos provoca la prisión cotidiana. André Cruchaga en sus versos recuerda imágenes de cuadros en movimiento: Bansky irreverente y provocador callejero, Vicente Aleixandre con su efecto sonoro, en algunas líneas encontramos las veredas del Nuevo Testamento, en otras Octavio Paz en un colorido cóctel escrito en el mural de nuestro pensamiento.

Es extraordinario el recurso de la poesía fractal, compleja, aleatoria, acústica, la cual contiene rasgos del dadaísmo y la aliteratura donde se ejerce dominio de una nueva gramática y sintaxis con argumentos lúcidos que provocan a la lógica como tangencialmente a la filosofía.

El libro Calles posee la disección de la palabra, en ocasiones refleja el desamparo del mundo que se considera ordenado, pulcro, pero somos ciegos a los rayos x del poeta, ese es el grafitti del creador.

Calles es rutilante en ironías, colmado de figuras donde el poeta desnuda su espíritu al mundo.

Es una obra innovadora, no leí un libro similar en nuestra literatura, no es un documento de fácil lectura, se requiere mucha imaginación para observar el sistema conceptual que propone André, pero al entender sus propuestas nuestro universo se enriquece, construye nuevas calles para superar el horizonte de la desesperanza, delata el invisible caos que nos rodea, destruye el orden que creemos.

Ahora cuando veo el libro Calles sonrío, en algunas calles uno debe caminar con cuidado a ciertas horas de la noche, porque de pronto te asalta una figura literaria cuchillo en mano o un golpe te derriba: “allí en las axilas de las aceras”. 

San Salvador, 20 de 2017.


INFINIT DE L’ALAMBÍ

Imagen cogida del FB de Pere Bessó





INFINIT DE L’ALAMBÍ




Ni tan sols sé cap a on camina la meua consciència sovint encallada en els excusats: hi ha plagues i vells dolors com si fos una pedra perenne d’èbries fermentacions: ni tan sols dol ja el tràgic de la tendresa i el passadís secret dels espills el pellingot nu dels braços el fil trencat del tabac que corcat de ninetes fa de l’ert una altra penombra mentre camine la memòria de trens s’endreda en aqueixes ascles que ens deixen els comiats em fa por irrompre en les mortalles en els flàccids pixums de l’alba o en l’assaig i error de la gota d’infinit de l’alambí abstret de grisos per a les meues mans és suficient un crit de cementeris un rostre mort de miratges un almanac de boques funerals ja he perdut el compte dels tants taüts finits en el meu fàstic de l’altaveu mordaç dels comiats de cada colp fet pols i circumscrit en les portes una a una s’obri la proclivitat de les voravies les arrugues que de sobte capitulen en la seua pròpia gàbia immòbil l’avidesa de l’impassible respira en els meus ossos fins al petri del lliri somort —sempre em desdejune amb els morts que ha arrossegat la llengua durant tota la nit i ací hi ha gotasses de cendra de l’amic o adversari o senzillament de veí sempre hi ha la possibilitat de morir i continuar veient aquest més ençà disseminat del foc per a què més la democràcia és un escarniment del tamany del cap d’una agulla i així s’ha de viure fent certa reverència a la imatge santa i apostòlica dels nous temps: en algun lloc s’ha tornat luctuosa o delictuosa la virginitat de les butxaques per això el país es troba com es troba: el desig no pot ser trencadís ni subjecte de càrcer ni extinció de domini en tot cas d’ànsies quan s’emmudeix per indulgència (en un altre temps m’embrutava d’orgasmes davant de la república mentre que l’ànim s’afonava ací en el precipici amb el susdit goteig de les canonades clar molt de l’esbarriament era confús i ella sempre portava avantatge amb la seua audàcia d’allau) no es pot oblidar el gargamell de les lletres majúscules ni l’alé descurat de la porfídia…

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





INFINITO DEL ALAMBIQUE




Ni siquiera sé para dónde camina mi conciencia a menudo encallada en los retretes: en ella hay llagas y ancianos dolores como si fuese una piedra perenne de ebrias fermentaciones: ni siquiera duele ya lo trágico de la ternura y el pasadizo secreto de los espejos el andrajo desnudo de los brazos el hilo roto del tabaco que carcomido de pupilas hace de lo yerto otra penumbra mientras camino la memoria de trenes se enreda en esas astillas que nos dejan los adioses me da miedo irrumpir en las mortajas en los flácidos orines del alba o en el ensayo y error de la gota de infinito del alambique ensimismado de grises para mis manos es suficiente un grito de cementerios un rostro muerto de espejismos un almanaque de bocas funerales ya he perdido la cuenta de los tantos ataúdes fenecidos en mi hastío del altavoz mordaz de los adioses de cada golpe hecho polvo y circunscrito en las puertas una a una se abre la proclividad de las aceras las arrugas que de pronto capitulan en su propia jaula inmóvil la avidez de lo impasible respira en mis huesos hasta lo pétreo del lirio mortecino —siempre me desayuno con los muertos que ha arrastrado la lengua durante toda la noche y ahí hay goterones de ceniza del amigo o adversario o simplemente de vecino siempre cabe la posibilidad de morir y seguir viendo este más acá diseminado del fuego para colmo de males la democracia es un remedo del tamaño de la cabeza de un alfiler y así hay que vivir haciéndole cierta reverencia a la imagen santa y apostólica de los nuevos tiempos: en algún lugar se ha vuelto luctuosa o delictiva la virginidad de los bolsillos por eso el país está como está: el deseo no puede ser deleznable ni sujeto de cárcel ni extinción de dominio si acaso de desvelos cuando se enmudece por indulgencia (en otro tiempo me ensuciaba de orgasmos frente a la república mientras el ánimo se hundía ahí en el precipicio con el susodicho goteo de los cañonazos claro mucho del extravío era confuso y ella siempre llevaba las de ganar con su audacia de alud) uno no puede olvidar las fauces de las letras mayúsculas ni el aliento descuidado de la porfía…
Barataria, 2017

martes, 18 de julio de 2017

PROFANACIÓ ABISSAL

Imagen cogida del FB de Pere Bessó





PROFANACIÓ ABISSAL




Jo ja he deslligat tots els atzars però tampoc no reste inerme ja he begut el fetge del mar i totes les seues càbales: sé que la nit continuarà colpint les meues ninetes i també vindran uns altres arbres de sal per si de cas sempre he estat un soldat per a desencaminar les armadures en les meues petites ombres els vertígens desfloren totes aqueixes cares sumides en la rosa negra que habita els laberints: només em fa por l’ocell estrany que em somia la sang invisible de la nit el cadàver del país que ens dissol les mans líquides de l’infinit una gota de llum petrifica les agonies aqueixa porta de vegades trencada dels records —hi ha una soledat que fueteja al patíbul i als botxins al fèretre desvetllat del silenci a més del sentit adust de les innocències avui dia (què dir quan s’enfosqueixen els camins què dir dels espills anàrquics que em degollen dels tatuatges de la suor sobre la pel o de les pues premonitòries de la metzina: en un altre temps hi havia aire i aigua i foc i anàvem sense roba en el encanteri durava l’espessor sense explicacions no hi havia cap interval entre la llum i la còpula ni aclaparament de brutícia i mosques) pel que sembla cada llindar és una còpia de l’horitzó per descomptat hi ha boques inaccesibles com un llampec terribles tal un ull degollat en la teranyina repugnant de la saliva reconec alguns borinots a l’altura de la fetidesa i certs grunyits de peüngles en un empori insostenible de nits tantes vegades cridí damunt dels taüts que perdí el compte: en aquella adolescència tan llunyana la profanació del coll fins afonar-me en la suavitat abissal del teu cos mai no hi hagué culpes i així avançarem mastegant l’irresistible: res no deixava de ser escola i refutació alfabet verd fulla d’aigua del firmament res que fóra sord al foc —en acabant vingué la renúncia i la insurrecció la censura fou una altra manera de conspirar un altre joc de la tortura tot madurà insuficientement amb rapidesa desacostumada inusual fins a fer de la pròpia resistència una infusió de sacrificis i esforços ara tot em produeix son per a la qual cosa necessite antibiòtics i alguns analgèsics per a calmar l’ànsia





PROFANACIÓN ABISAL




Yo ya he desatado todos los azares pero tampoco estoy inerme ya he bebido el hígado del mar y todas sus cábalas: sé que la noche seguirá golpeando mis pupilas y también vendrán otros árboles de sal por si acaso siempre he sido un soldado para desandar las armaduras en mis pequeñas sombras los vértigos desfloran todas esas caras sumidas en la rosa negra que habita los laberintos: sólo me da miedo el pájaro extraño que me sueña la sangre invisible de la noche el cadáver del país que nos disuelve las manos líquidas del infinito una gota de luz petrifica las agonías esa puerta a veces rota de los recuerdos —hay una soledad que fustiga al patíbulo y a los verdugos al féretro desvelado del silencio además del sentido adusto de las inocencias hoy en día (qué decir cuando se oscurecen los caminos qué decir de los espejos anárquicos que me degüellan de los tatuajes del sudor sobre la piel o de las púas premonitorias de la ponzoña: en otro tiempo había aire y agua y fuego y caminábamos sin ropa en el hechizo duraba el espesor sin explicaciones no había intervalos entre la luz y la cópula ni agobio de mugre y moscas) al parecer cada umbral es una copia del horizonte por supuesto hay bocas inaccesibles como un relámpago terribles tal un ojo degollado en la telaraña repugnante de la saliva reconozco algunos moscardones a la altura de la fetidez y ciertos gruñidos de pezuñas en un emporio insostenible de noches tantas veces grité sobre los ataúdes que perdí la cuenta: en aquella adolescencia tan lejana la profanación del cuello hasta hundirme en la suavidad abisal de tu cuerpo jamás hubo culpas y así avanzamos masticando lo irresistible: nada dejaba de ser escuela y refutación alfabeto verde hoja de agua del firmamento nada que fuera sordo al fuego —luego vino la renuncia y la insurrección la censura fue otra forma de conspirar otro el juego de la tortura todo maduró insuficientemente con inusual rapidez hasta hacer de la propia resistencia una infusión de sacrificios y desvelos ahora todo me produce sueño para lo cual necesito antibióticos y algunos analgésicos para calmar el ansia
Barataria, 2017

viernes, 14 de julio de 2017

FAULA DE CENDRA

Pintura de REINE MARIE PINCHON, 
cogida de Pinterest





FAULA DE CENDRA



Només m’han quedat les restes de la tempesta i la inutilitat de les paranoies i supersticions supose que a posteriori hi ha pretextos per a l’ardit també per si de cas per a sembrar agonies de sospites: preval la ruïna en la memòria després d’haver tallat la geografia del tòrax què ens queda després d’haver esgotat l’aire i el vent de pedra és incessant en les temples es desferen els jardins sense adonar-nos un a un el temps anà dissolvent les cacofonies i en un tres i no res li obrírem la porta a la recança davant del nosaltres l’arpó brut de las asfíxies: els pellams de fullaraca en el rostre ofegaren cada bastida de trens era sostre fals dels aiguals o la golfa del llindar corcat —deduesc que sempre fou caminar a ensopegades amb les finestres i que ja no hi havia cap altre llenguatge més que les raspadures: només el futur ens fa saber quant de nosaltres es perdé en el dejorn de la despulla però som animals d’un regne que avança en la foscor anem mossegant a estones els resquills fins convertir-nos en una altra fotografia semblant o pitjor a l’ombra amortallada de les mosques en tota aquesta faula de cendra no hi ha llàtzers ni aus Fènix només mons amb escenaris diferents: temps inassolibles i caducs com les verdures en el mercat congestions de pensament i falsos bafs llocs trivials per a l’autocrítica —ací d’hora de les nits el taüt del calendari i la fam en un país sense destí com tu o com jo: ningú no sap a quina deïtat resar-li ni en quin predi udola l’alé la impotència i els absurds dissolta la tendresa només té sentit la deriva i la fugacitat permanent del fosc supose que d’ara endavant hi haurà nits i rosegadors i uns altres crits d’opacitat insadollable i uns altres pits salobres per a profanar la còpula dels cementiris: cauen les parpelles i cau el rellotge tot ho soterrem encara que romanga hi és la terra que ens oprimeix amb la seua història l’ordre de la travessia resta escrit en els nostres baticors…

Poema D’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





FÁBULA DE CENIZA



Sólo me han quedado los restos de la tormenta y la inutilidad de las paranoias y supersticiones supongo que a posteriori hay pretextos para el ardid también por si acaso para sembrar agonías de sospechas: prevalece la ruina en la memoria luego de haber sajado la geografía del tórax qué nos queda después de haber agotado el aire y el viento de piedra es incesante en las sienes se deshicieron los jardines sin darnos cuenta uno a uno el tiempo fue disolviendo las cacofonías y en un santiamén le abrimos la puerta a la pesadumbre frente al nosotros el arpón sucio de las asfixias: las pelambres de hojarasca en el rostro ahogaron cada andamio de trenes era el techo falso de los aguaceros o el desván del umbral carcomido —deduzco que siempre fue caminar a traspiés de las ventanas y que no había ya otro lenguaje más que las raspaduras: sólo el futuro nos hace saber cuánto de nosotros se perdió en la tempranía del despojo pero somos animales de un reino que avanza en la oscuridad vamos mordiendo a pausas las esquirlas hasta convertirnos en otra fotografía igual o peor a la sombra amortajada de las moscas en toda esta fábula de ceniza no hay lázaros ni aves Fénix solo mundos con escenarios diferentes: tiempos inasibles y caducos como las verduras en el mercado congestiones de pensamiento y falsos vahos sitios triviales para la autocrítica —aquí temprano de las noches el ataúd del calendario y el hambre en un país sin destino como vos o como yo: nadie sabe a qué deidad rezarle ni en qué predio aúlla el aliento la impotencia y los absurdos disuelta la ternura solo tiene sentido la deriva y la fugacidad permanente de lo oscuro supongo que en adelante habrá noches y roedores y otros gritos de opacidad insaciable y otros salobres pechos para profanar la cópula de los cementerios: caen los párpados y cae el reloj todo lo enterramos aunque permanezca está la tierra que nos oprime con su historia el orden de la travesía está escrito en nuestros pálpitos…
Barataria, 2017

martes, 4 de julio de 2017

OFICIO PARA SONÁMBULOS

Gregorio Muelas Bermúdez





PRÓLOGO


OFICIO PARA SONÁMBULOS
PRÓLOGO



Corta la vida o larga, todo
lo que vivimos se reduce
a un gris residuo en la memoria.
Ida Vitale



La poesía de André Cruchaga es un apasionante viaje iniciático por las calles más intrincadas y oscuras del alma humana, unas calles humedecidas por el relente de la melancolía, porque el paisaje de fondo que se vislumbra en sus poemas no es más, ni menos, que un reflejo bruñido de nuestro interior más torturado. Un fondo, por otro lado, plagado de contrastes, al que el poeta salvadoreño  ha sabido aplicar la forma idónea, el poema en prosa.




André Cruchaga hace poesía del conocido aserto de José Saramago, según el cual el Nobel portugués decía escribir para desasosegar, es decir, para incomodar la sensibilidad del lector con la intención de poner en crisis el sustrato de su conciencia. Para ello, el autor recurre a un lenguaje incisivo a la par que efectista para provocar ese despabilamiento capaz de abstraer al individuo del conformismo más inocuo y vacío. Porque la vida duele y somos herida abierta, André Cruchaga indaga en sus extremos con el poder que le otorga la palabra encendida.

A priori no resulta sencilla la lectura de los versos de Cruchaga, que es capaz de llevar el lenguaje al más alto nivel de inventiva, llegando a asumir los presupuestos surrealistas. Así las metáforas, tan deslumbrantes como crípticas, se suceden e hilvanan de un modo muy singular. Sin duda, André Cruchaga exhibe un estilo propio, sin parangón en el ámbito latinoamericano actual, que gracias a su innegable calidad estética, forjada en el yunque del culteranismo más ecléctico y vanguardista, con más espacios de sombra que de luz, y merced al ritmo subterráneo de su escritura, ha conseguido trasponer fronteras, tanto físicas como idiomáticas, así sus libros han visto la luz en Estados Unidos, México y Cuba, y sus versos se han vertido a diversas lenguas, como el francés, el inglés, por Grace B. Castro H., el euskera, el catalán, de la mano de Pere Bessó, y el rumano, gracias, entre otros, a Elisabeta Botan, Tanase Anca, Ioana Haitchi, Elena Buldum y Andrei Langa. Un cosmopolitismo que dice mucho del eco y alcance de su obra.

Y es que a André Cruchaga ninguna palabra le es ajena, ninguna se resiste a formar parte de su discurso, un discurso, por otro lado, que fluye torrencial y cadencioso, como expresión cifrada de un pensamiento crítico. De ahí que su léxico sea asombrosamente amplio, con un uso eficaz de la sinestesia, el clímax y otras figuras retóricas, dispuestas al servicio del ideario poético de su autor, siempre fiel a su estética, de la que se desprende una reflexión sobre el sufrimiento y la angustia. Podríamos tachar a su poesía de existencialista y sería insuficiente para definir una propuesta que en verdad supera cualquier etiqueta, todas parecen exiguas para abarcar los múltiples matices de unos poemas de esencia onírica.

Una extensa cita de Joan Brossa, referente del poeta, a modo de proemio (conviene nombrar a otros autores, como Efraín Huerta, Vicente Huidobro, Ida Vitale o José Martí, o los franceses Jacques Prévert, Louis Aragon o Paul Éluard, a los que el poeta cita entre sus páginas y que permiten reconocer algunas de sus influencias) abre paso al “Litoral” de versos que transitan por las calles de un libro complejo, metafísico, que es un dechado de significantes y significados. Si antes se hacía alusión al culteranismo, ahora se podría hablar de un conceptismo barnizado por el influjo de la vanguardia. André Cruchaga bebe de muchas aguas para calmar su ansia, pero es su enorme capacidad dialéctica y la plasticidad de las imágenes que crea las principales características de un estilo tan elocuente como preciso.

Los ochenta y tres poemas que integran este libro se erigen en otras tantas maneras de interpretar el mundo, el mundo propio del poeta, que, con su decir particular, único, enuncia la estrecha relación o permanente vínculo que hace de las cosas un flujo continuo. No es de extrañar que estos poemas no se agoten en una sola lectura pues exigen del lector una atención metódica, solo así, tras sucesivas lecturas, podrá advertir los numerosos senderos que se bifurcan, la multiplicidad de matices y aristas, el tono de denuncia que vierte en su poesía.

Nos hallamos ante poemas que se estratifican en diversas voces, expresadas en letra normal y en cursiva y habitualmente marcadas por paréntesis, guiones o corchetes. Ciertamente no existe mejor forma de enunciar este vehemente discurso contra la intolerancia. Pero si algo caracteriza el estilo de Cruchaga es el particular tratamiento que hace de los temas que le preocupan: la muerte, porque el poeta sabe “de antemano que toda la carne va a dar a la tierra”, como “tardío colofón de epitafios”; la angustia, o el miedo. Cualquier poema, extraído al azar, es un paradigma, tal es la inquietud del poeta por descifrar la verdadera raíz del sufrimiento.

Otro de los grandes logros de la poesía de André Cruchaga es su capacidad para hacer concreto lo abstracto a través de la creación de imágenes de un gran poder sugeridor y una asombrosa fisicidad, cuya interpretación coadyuva a contrarrestar los efectos deshumanizadores del gran capital. Sin duda, nos hallamos ante una poesía que no pretende dejar indiferente a nadie, pues el oficio del poeta debe ser alertar al lector u oyente sobre las presumibles consecuencias de un mundo que navega a la deriva y que amenaza con arrastrar al hombre en su vorágine, pues éste, libre de su albedrío, se devana en trivialidades propias de un incipiente estado de sonambulismo.


Gregorio Muelas Bermúdez
Catarroja, Valencia, abril de 2017

miércoles, 28 de junio de 2017

ESCRIPTURA DE LA FUGIDA

Pintura de Herve Lenouvel, cogida de Pinterest





ESCRIPTURA DE LA FUGIDA





Dissoltes les llanternes de l’argent viu ens queda la fauna del sanglot i el carrousel de la tempesta amb totes les seues innocències a vegades només tanquem els ulls i mamprenem a marxar: no hi ha contrasenyes per a tot allò que anaven tallant les tisores ni retorn per a suturar la ferida ni un ací que buide totes les foscors acumulades potser la millor moneda que ens queda és el temps i el seu paraigua d’aigua qualsevol impostu-ra és tan sols aguait precipici vertigen —sé que les devolu-cions manquen de la mateixa gerra excepte les mans arrugades de l’espantall tampoc el desvari té la mateixa febre fosa: en la finestra l’olor geperuda de las engonals el país a punt de sote-rrar la set o l’avorriment que provoquen els crepuscles des-calços del paralític fora dels ulls o dins d’ells el vast riu que hem de creuar encorbant cadascun dels pensaments mai no he pogut entendre els miolaments del rovell i la cancel·lació de bestreta de la primera vegada mai no puguí capir els abo-cadors i el seu predomini de llargs colps en els gargamells des-sagnats de la flor tots els grocs desanats del panteix el dolor al cap de l’humà —També hi ha difunts en el contrast dels pa-raigües i paraules mortes com l’escriptura en el buit i punts suspensius en un territori caduc de mirades benignes dessota l’altitud em veig en aqueix mirar dels jardins sense braços de-mà haurà crescut més el desabrigament tan cert com la sexua-litat pòstuma és horrible el rostre de l’unt també ho són els tardívols penediments el peix i el seu gris coagulat el ante-somni en el no visible dels esquelets: jure que transcorreguda la tempesta la boira no és semblant com tampoc no és igual el comiat inestroncable (no hi ha reconciliació quan la tendresa ha deixat de ser article de primera necessitat: començares a morir en la meua boca alhora que recordava somnis i paraules i a aqueixos comensals que enfollien a les cantonades com a memòria de la nit)…
Barataria, 2017

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ






ESCRITURA DE LA HUIDA



Disueltas las linternas del azogue nos queda la fauna del sollozo y el carrusel de la tormenta con todas sus inocencias a ve-ces solo cerramos los ojos y nos echamos a andar: no hay contraseñas para todo lo que fueron cortando las tijeras ni re-torno para suturar la herida ni un aquí que vacíe todas las obscuridades acumuladas quizás la mejor moneda que nos queda es el tiempo y su paraguas de agua cualquier impostura es sólo acechanza precipicio vértigo —sé que las devoluciones carecen de la misma tinaja salvo las manos arrugadas del espanta-pájaros tampoco el desvarío tiene la misma fiebre derretida: en la ventana el olor jorobado de las ingles el país a punto de enterrar la sed o el aburrimiento que provocan los crepúsculos descalzos del paralítico fuera de los ojos o dentro de ellos el vasto río que debemos cruzar encorvando cada uno de los pensamientos jamás he podido entender los maullidos de la herrumbre y la cancelación anticipada de la primera vez jamás pude entender los vertederos y su predominio de largos gol-pes en las fauces desangrada de la flor todos los amarillos des-andados del jadeo el dolor al cabo de lo humano —También hay difuntos en el contraste de los paraguas y palabras muer-tas como la escritura en el vacío y puntos suspensivos en un territorio caduco de miradas benignas debajo de la altitud me veo en ese mirar de los jardines sin brazos mañana habrá crecido más el desabrigo tan cierto como la sexualidad póstuma es horrible el rostro del tizne también lo son los tardíos arrepentimientos el pez y su gris coagulado el antesueño en lo no visible de los esqueletos: juro que transcurrida la tormenta la niebla no es igual como tampoco es igual el adiós irrestañable (no hay reconciliación cuando la ternura ha dejado de ser ar-tículo de primera necesidad: empezaste a morir en mi boca al tiempo que recordaba sueños y palabras y a esos comensales enloqueciendo en las esquinas como memoria de la noche)…
Barataria, 2017

domingo, 18 de junio de 2017

ACRITUD

Imagen cogida del FB de Pere Bessó





ACRITUD



Després dels rituals prolongats de la cova el memorable amb la seua acritud de crit dins les paraules amuntegades i sense cap rigor els dies potser memorables per la càries els altres espais on floreix el caos: sovint em toca ignorar l’amenaça de les paraules no pas el silenci no pas els actes esmorteïts del confí ni la riba suspesa de les ombres en les ulleres sempre sagnen les xarxes del ponent sobre les setmanes suculentes de focs i avares de quietud un bisturí pot ser llàntia i obrir els records la calma de vegades és només una mosca en desús al costat de la deliberació del següent somni: procure allunyar-me de la desídia en la què llostrege de les ganes de prémer el plany en les meues iliades buscar-li amant a les aberracions que provoca la pobresa suar tot el bell que té el desengany traure-li els ulls a les impostures i perbocar tota la boira del cos la tos seca que ens colpeix agranar les inundacions execrables de les pol·lucions seminals després acostar-se a les esquerdes de l’amor allà amb totes les ebrietats possibles amb tots els bordells interminables de la meua consciència la vida deliberadament té les seues pròpies taques i antres: algunes esquerdes on respiren els guaites alguns absurds imprevistos de cendra jo sempre jugue a escriure el poema entre l’esbarzer jugue als orificis de l’alé jugue a la avidesa dels dits jugue al renou del rovell i als rètols de les lluernes jugue al masoquisme promiscu de les voravies jugue a les mantes amb gotes d’infinit els carrers del món sempre són deliri un himne d’enderrocs repetits una branca de mar en el bosc de la gola: arribat a la finestra els grans vasos de pedra com l’afamat fullatge dels arbres jo sé després de tanta pell ratada que en el magnetisme dels capells es guarda aqueixa mímesi infernal dels dies obligats

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ





ACRITUD



Después de los rituales prolongados de la cueva lo memorable con su acritud de grito dentro las palabras amontonadas y sin ningún rigor los días acaso memorables por la caries los otros espacios donde florece el caos: a menudo me toca ignorar la amenaza de las palabras no el silencio no los actos mortecinos del confín ni la orilla suspendida de las sombras en las ojeras siempre sangran las redes del poniente sobre las semanas suculentas de fuegos y avaras de quietud un bisturí puede ser lámpara y abrir los recuerdos la calma a veces es solo una mosca en desuso junto a la deliberación del próximo sueño: procuro alejarme de la desidia en la que amanezco de las ganas de apretar el llanto en mis ijares buscarle amante a las aberraciones que provoca la pobreza sudar todo lo hermoso que tiene el desengaño sacarle los ojos a las imposturas y vomitar toda la bruma del cuerpo la tos seca que nos golpea barrer las inundaciones execrables de las poluciones seminales después arrimarse a las hendiduras del amor allí con todas las ebriedades posibles con todos los burdeles interminables de mi conciencia la vida deliberadamente tiene sus propias manchas y antros: algunas grietas donde respiran los vigías algunos absurdos imprevistos de ceniza yo siempre juego a escribir el poema entre la zarza juego a los orificios del aliento juego a la avidez de los dedos juego al bullicio de la herrumbre y a los rótulos de las luciérnagas juego al masoquismo promiscuo de las aceras juego a las cobijas con gotas de infinito las calles del mundo siempre son delirio un himno de escombros repetidos una rama de mar en el bosque de la garganta: llegado a la ventana los grandes vasos de piedra como el hambriento follaje de los árboles yo sé después de tanta piel gastada que en el magnetismo de los sombreros se guarda esa mímesis infernal de los días obligados
Barataria, 2017

domingo, 28 de mayo de 2017

TREBALL DE LA DERIVA

Pintura de Fernando García Ponce, cogida de Printerest





TREBALL DE LA DERIVA



Al fons de la sang hi ha eternitats inundades de somnis: tot l’humà mai no deixa reconciliar els ulls sempre és la suma desbordada del petri que encara preserva la vigília el rostre irremeiable de la pluja els retrats de família descolorits pel temps potser aquells senders de pols durs al contacte amb les ulleres convé ara afrontar tots els panys els exilis de tedi als quals un és sotmés rellegir damunt del tall del punyal els vells afanys de les paràboles i les faules el despietat que que es fa la resplendor en una reixa fosca descriure la sensualitat d’un rostre infame mossegar religiosament els discursos del governant de torn i la seua ben estimada llengua de desitjos mentre es pensa en la ventura dels bons designis el món és una diversió per a gitar-se a la roda de cavallets o repetir de memòria la mímesi només és qüestió de temps per a encaixar bé els ullals de cert que els impulsos neguen de pluja aqueixa aigua ofegada en la autoimmolació: amb tot s’acreix la fam i es desploma la pluralitat de les idees darrere de la cendra hi ha una maquinària que fa permeable la consciència més enllà de qualsevol despulla i el gastat del crit tenim una joia neta morint pausadament una eternitat quasibé astronòmica un càlid cel de planícies…

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ



TRABAJO DE LA DERIVA



Al fondo de la sangre hay eternidades inundadas de sueños: todo lo humano nunca deja reconciliar los ojos siempre es la suma desbordada de lo pétreo que aun preserva la vigilia el rostro irremediable de la lluvia los retratos de familia descoloridos por el tiempo quizás aquellos senderos de polvo duros al contacto con las ojeras conviene ahora afrontar todas las cerraduras los exilios de hastío a los que uno está sometido releer sobre el filo del puñal los viejos afanes de las parábolas y las fábulas lo despiadado que resulta el resplandor en una reja oscura describir la sensualidad de un rostro infame morder religiosamente los discursos del gobernante de turno y su bien amada lengua de deseos mientras se piensa en la ventura de los buenos designios el mundo es una diversión para arrojarse en la rueda de caballitos o repetir de memoria la mímesis solo es cuestión de tiempo para encajar bien los colmillos desde luego los impulsos anegan de lluvia esa agua ahogada en la autoinmolación: con todo se acrecienta el hambre y se desploma la pluralidad de las ideas detrás de la ceniza hay una maquinaria que permea la conciencia más allá de cualquier despojo y lo gastado del grito tenemos una joya limpia muriendo a pausas una eternidad casi astronómica un cálido cielo de planicies…
Barataria, 2017

lunes, 1 de mayo de 2017

EN L’OMBRA CALLA EL SILENCI

Imagen cogida del FB de Pere Bessó






EN L’OMBRA CALLA EL SILENCI 



En l’ombra calla el silenci, l’ull estremit de la brasa entre els dits.
Hi ha certa barreja de fons telúrics en les ombres: veus atònites,
i amnèsiques com bassals amb ranera de cicatrius damunt de les andanes diàries
d’aquest extrem precipici.
Molts s’amaguen darrere de l’obscenitat dels badalls. De vegades ens sembla
tendre el corc del nostre destí, els titellaires de núvols de tardor
amb ulleres, certes confidències mancades de policromia.
Davant de l’encontre amb certes ombres, ens hem d’acoblar-se al miratge.
Quan parle de laberints em referesc a aqueix viatge de fletxes de tots els dies.
Sempre el desvetllament ens arriba fins als peus i manca de bons costums.
Esparses les espines, ens toca llepar les estacions en silenci:
evadir els dits del vent, mossegar la brea de la nit abans que no ens consumesca,
cedir a la cendra el seu galop escabellat…
(No hi ha capa manera d’ajuntar totes les finestres anades; fins i tot la tendresa, de sobte,
és feble, un lloc per a la soledat i el silenci. Potser per tal d’abandonar-s’hi.
Potser com totes les aigües afòniques de la llunyania,
Potser un àncora d’on pengen assosegats sanglots o interiors confiats
ja en despulla d’ecos i focs.)
Ara les paraules també diuen el que les ales fan.
Sobre l’ombra on transiten tants rellotges, en marxa el camí, perdura
de cas, la imatge de l’absurd, o només el bullir del foc consumit… 

Poema d’ANDRÉ CRUCHAGA traduït en català per PERE BESSÓ



EN LA SOMBRA CALLA EL SILENCIO 



En la sombra calla el silencio, el ojo estremecido de la brasa entre los dedos.
Hay cierta mezcla de fondos telúricos en las sombras: voces atónitas,
y amnésicas como charcos con estertor de cicatrices sobre los andenes diarios
de este extremo precipicio.
Muchos se esconden tras la obscenidad de los bostezos. A veces nos parece
tierna la carcoma de nuestro destino, los titiriteros de nubes otoñales
con ojeras, ciertas confidencias carentes de policromía.
Ante el encuentro con ciertas sombras, uno tiene que acoplarse al espejismo.
Cuando hablo de laberintos me refiero a ese viaje de flechas de todos los días.
Siempre el desvelo nos llega hasta los pies y carece de buenas costumbres.
Dispersas las espinas, nos toca lamer las estaciones en silencio:
evadir los dedos del viento, morder la brea de la noche antes de que nos consuma,
cederle a la ceniza su galope desgreñado…
(No hay manera de juntar todas las ventanas idas; aun la ternura, de pronto,
es endeble, un lugar para la soledad y el silencio. Quizá para abandonarse uno.
Quizá como todas las aguas afónicas de la lejanía,
quizá un ancla de la cual cuelgan sosegados sollozos o confiados interiores
ya en despojo de ecos y fuegos.)
Ahora las palabras también dicen lo que las alas hacen.
Sobre la sombra donde transitan tantos relojes, en marcha el camino, perdura
acaso, la imagen del absurdo, o sólo el bullir del fuego consumido…
Barataria, 2016